martes, julio 26, 2005

Sobre crítica de cine (o no)... Les Choristes

En el post anterior se increpa a Principio de incertidumbre de recomendar películas sólo colocando “posters”; bueno, algo de razón hay. Había pensando en incluir un comentario, aunque sea mínimo, luego leyendo comentarios de gente especializada, en varios medios, me desanimé un poco.
Pongámonos de acuerdo en algunas cuestiones: toda recomendación tiene algo de arbitraria: el que la realiza tiene algo de egocéntrico, pues está juzgando (con cierto número de herramientas) que su visión es acertada, y la otra persona concede un acto de fe (o no) al creer en su criterio. También al alertar e informar sobre cuestiones del filme uno está rompiendo con la sorpresa de no saber nada, de encontrarse con las imágenes; un factor interesante a la hora de ver películas, pues genera un vértigo extra: uno puede salir fascinado y hacer comentarios snobs, del estilo: “sublime, fantabuloso” (tirando un papel de bon o bon debajo de las butacas) o patear las latitas de gaseosa, lamentándose de haber gastado plata en semejante porquería (peor si vas sola).
Situación a: uno va al cine más cercano a su casa, se sienta en su silla y si la de al lado está libre pone todos sus bártulos y comienza ver la película elegida. Le gusta, le evoca sentimientos, la deslumbran imágenes, le enternecen personajes, incluso llora. Sale contento y hasta chispeante, caminando por las calles recordando, pensando en escenas y las multiplica hasta el cansancio; si hay suerte, hasta llueve. Luego, mira en revistas de papel o cibernéticas la opinión serie de gente calificadísima. Te enterás de que en realidad las actuaciones dejaban bastante que desear, que el director no ahondó en tal o cual situación, que podría haber sido mejor y no el espanto que es. Entonces toda la emoción que uno había ganado se va al tacho...
Situación b: la crítica es bastante honesta. Uno se informa, aprende y se aviva, o al menos amplía el criterio.
Como yo no me quiero convertir en el caso a, preferí no decir nada sobre Madagascar y Les Choristes; pero no pienso convertirme en cobarde, así que a riesgo de volverme extensa (contraproducente para cualquier reseña fílmica) y demasiado subjetiva, ahí les va:

Les Choristes

En general, no tengo tanto contacto con el cine francés, por lo que no puedo decir si esta le hace honor o no. Lo raro de este film es que supone cierto plus extra de cultura y/o exigencia; salvo por mi acompañante y yo, la sala estaba repleta de damas bien con tapaditos de piel y, seguro, alguna pastilla en el bolso; también hombres muy elegantuchos. Incluso había cierta señora detrás nuestro, que sabía francés y alertaba de la mala traducción en lo subtítulos. Pese a este pequeño circo, la película se deja ver. Hay cuestiones que se dejan de lado, por ejemplo, transcurre en época de post guerra (segunda mundial) y no se hacen demasiadas referencias(aunque todo pasa en el colegio), algo que en estos tiempos es un poco naif, si se quiere ser honesto. Todo comienza en flash back, ¿no está agotado ya este recurso?; un músico consagrado se encuentra con un ex compañero y leen el libro de memorias de su antiguo celador. Ahí empezamos a conocer como Mathieu, profesor de música, consigue trabajo de celador en un internado, en Francia, allí se encuentra con muchachos turbulentos, por decir algo. De ahí en más, intenta ganárselos. Hay un rector muy inflexible, que repite siempre la máxima del internado: “acción-reacción”. Nuestro entrañable Mathieu lucha contra todo eso, y cree que en efecto, los niños tienen esperanza. Entonces los agrupa y convierte en coro (claro, porque en un grupo de 30 chicos, son todos talentosos) que suenan mejor que el Kennedy. Se centra en Pierre Morhange, chico de talento descomunal, aunque revoltoso y testarudo. Pero a lo largo de la cinta uno se da cuenta que es más la historia del profesor que este niño prodigio, entonces hay cierta decepción pues no hay una definición y una profundidad en ninguna de las dos historias; eso sin contar que se dice poco y nada del pasado de Mathieu.
Lo mejor: actores comunes, nada de representaciones excedidas, gente que por imperfecta es creíble y querible; situaciones graciosas y tiernas que son efectivas y apelan a la emoción del espectador y una tremenda banda de sonido. También hay gran escena cuando se incendia el internado: el muchacho que la quema aparece desde una toma a lo lejos, fumando un cigarrillo: genial. Lo peor: no se centra en ningún personaje como hubieran merecido; situaciones que no se explican y quedan en el aire; peca de una inocencia tonta, se percibe en el aire, un poco más de tortuosidad que se evita, claramente. En definitiva, una buena película que podría haber sido infinitamente mejor. Igualmente, la vería una y mil veces sólo por escuchar cantar el coro y en especial al nene que interpreta a Morhange, que seguramente veremos en próximas entregas.


P.D. Por último y para dejar de hacerme la seria, visiten la página oficial acá.

Mientras tanto ir al cine en Bahía sale 7, nada módicos, pesos.

8 comentarios:

Shered dijo...

Yo, personalmente, adoro el cine francés; y sobretodo aquellas que la mayoría de la gente llama "películas lentas".

Y como además no soy muy influenciable, si quiero ver algo lo veo, con el consabido riesgo al clavazo que corro.

Así que, gracias por la recomendación, allí vamos!!!

Pd. en Venado Tuerto no se crea que el cine es más barato, maldición! Después se enojan con el santo emule...

Maximus dijo...

En GBA zona sur sale 12 mangos el cine...en vez de enojar con el emule, podrían bajar los precios. Recuerdo que el "gran diario argentino" había calificado a Hchizo de tiempo (con Bill Murray) como un bofe y le estampó un regular...años después, a raíz del estreno de Perdidos en Tokio. le hacen una nota a mr Murray y le dicen que esa película es un clásicazo...
A veces me cacho en la crítica. Igual, la suya está buena (chupamedias!)

Adrianófanes dijo...

No hay drama con la crítica. El que quiera leerla bien, el que no también. Particularmente suelo prestarle atención a las críticas, pero después discierno y compruebo que tan similar o que tan diferente es mi visión.

Acá en La Plata, ir al cine sale 9 pesos. Carísimo...Digo, más si sos estudiante de afuera.

Saluditos.

gitargirl dijo...

yo no voy al cine ni leo criticas de cine. prefiero el teatro, el ballet, la opera, el vodevil, un show de rock and roll o de hip hop y hasta un partido de rugby o cualquier evento donde personas de carne y hueso ocupen la escena (el escenario o la cancha).

pagar para mirar durante una hora y media una pared iluminada por un haz de luz es carisimo y aburrido (aunque me regalen las gaseosas y el popcorn).

el cine es un espectaculo sin emocion ni riesgo: es un espectaculo moderado
para gente moderada.

las unicas peliculas que "incitan a la accion" son las pornograficas y en general, ese tipo de filmografia, no es bien vista por los criticos de cine que la van de intelectuales serios y moralistas.

pd: el cine se murio a principios de la decada del setenta en algun lugar de europa (quizas murio con fassbinder, con pasolini o con buñel).

el espacio real dijo...

yo voy los martes a los cines del centro, como universitario, y sólo pago $ 3.50 (hay que ahorrar...)
igual eso no siempre sirve, por ejemplo, no se puede ir en la semana de los estrenos...

y, viendo su comentario, reconozco con horror que no puedo criticar nada. (pero igualmente lo intento...)

principio de incertidumbre dijo...

Fe de erratas: es Corpse Bride.
Últimamente escribo cualquier paparruchada y tengo errores muy bobos. Es culpa de teclado. Si algo así sucede en sus blogs, mis perdones.

el espacio real: Bueno, igual quién quiere ir a los estrenos. Snif. En un tiempo pagabas dos entradas y te regalaban una pizza en una conocida confitería... A los pobres no nos queda otra...
No se horrorize, que lo mío es poco serio. Intente, intente que viene muy bien. Me olvidé de comentar un poema suyo que me pareció hermosísimo.
¡Saludos!

Elen dijo...

Yo vivo en quilmes y a mi me sale 7,25, no 12...

En fin, a mi la pelicula me gusto. Todo lo que decis es cierto, pero no deja de ser una linda comedia. Quizás pierde el foco por momentos, pero compensa por tierna.

principio de incertidumbre dijo...

¿Quilmes para qué lado queda?
Se agradece el paso, señorita. Le devolveré el favor, en tres, dos, uno...
Fuego.
Un beso.