jueves, septiembre 11, 2008



Gianuzziana

Escribo con música de Abbey Road de fondo
(all the magic feeling)


navegando entre las palabras
el Sesaren 75 justifica su precio
el feriado y un email de un amigo perdido hacen el resto


en este preciso instante la lluvia
y su atmósfera prometen leña al insonmio


mi mujer corre hasta el patio
como una campeona olímpica
a entrar la ropa de los pibes


días donde a uno le gustaría quedarse
anclado como en una foto
a vivir por el resto de la eternidad


voy a hacer el mate
la poesía abunda


leo las cosas
todo tiene música


Gianuzzi diría
poesía es lo que está viendo
yo agregaría
poesía es lo que está viviendo

Daniel Martínez
, El circo de los pobres sueños (Hemisferio Derecho Ediciones, 2008).

7 comentarios:

zaaar dijo...

Querida PdI: toda la felicidad posible (y más la imposible) para ud. Sé que merece lo mejor y nada menos que eso.
Le hago llegar mis genuflexiones más genuflexas.
Suyo,
Zaaar

suspirante dijo...

Hola! con respecto a tu comentario: Te diste cuenta que todas las trilogías ya están teniendo sus "segundas partes"? En fin, tal vez haya segunda parte. El fénix siempre regresa...
Después paso con tiempo y leo, beso.


Saludos de quién suspira..

principio de incertidumbre dijo...

zaaar: ay, gracias, querido zaaar. pero no te perdono que nomás me comentes en mi cumple.
Espero andes bien.
Abrazo grande.

:)


suspirante: sí. me hiciste acordar que ahora quieren filmar el hobbit.

Saludos.

;)

lucas dijo...

¡Conseguí su no revista literaria! Muy buena toda la revista, y me encantaron los libritos.
Está lindo también el poema, gracias.
Saludo

bajo.* dijo...

ella hacía el lavado en la terraza,
mientras el sol le quemaba la espalda,
ella intentaba fregar el sudor de su desconsuelo,
escurrir las lágrimas,
pero antes que la tarea estuviera terminada,
la ropa todavía doliente en la soga,
bajó desde el delta un viento poderoso
y las nubes se cargaron a lo largo del cielo
¡rápido, adentro, cerrad las ventanas, viene una tormenta!
Sacá tu ropa de la soga.

Xi dijo...

O como canta Aznar:

Sólo un tonto se pone a correr
cuando la lluvia le besa los pies

Habría que creerle y dejarse mojar. Por ahí, beberse es vivirse. Y dejarse beber (vivir).

Suspirante dijo...

Tal vez no lo sea, tal vez tan sólo sean el contenido de algo, tal vez sólo sean equipaje de mano, eso que llevamos a todos lados...

Saludos, y gracias por ser siempre un principio.

Saludos de quién suspira...