viernes, junio 30, 2006

todos podemos ser pee wee...

Giuseppe Sulfaro, en Malena


Cuando me robaron la bici
hice un puchero de nena:
los labios cóncavos
mordidos de a poquito
haciendo fuerza
para no llorar.

En la plaza
(que es donde se juntan
los que las roban)
no estaba. Ahí no dijo él.
Ya está dije.
Ahora en el rincón del patio
están escoba y pala.




12 comentarios:

el espacio real dijo...

...si que lo podemos ser todos...

el espacio real dijo...

...no suelo hacer comentarios tan malosos como ese, perdoname amorcito...


...tus palabras me enternecen siempre amor...

...la niña de los labios cóncavos
mordidos de a poquito
haciendo fuerza es mi preferida...


:$

stock dijo...

Inquietante la presencia de la no bicleta.

Matías Pailos dijo...

¿El de la foto es el chorro? Por Dios que paparulo debe ser el choripaneado. 'Cuando me robaron la bici/hice un puchero de nena' es un díctico insuperable.

Laviga dijo...

No existe nada más fotogénico que una bici vieja.
Aunque una escoba tiene lo suyo...

P.S. dijo...

Buen post, y qué buena peli Malena.
Está bueno el blog, saludos.

Fideos y Fideos dijo...

Jugando con la imagen y con lo que sé de la película, podría llegar a pensar que ese chico es ahora un anciano? algo así como "mi vida no tiene más sentido desde que se llevaron mi bici y todo lo que ella significaba (y en "todo lo que ella sign entra toda la película)" Un urra para Malena y un urra para tus palabras.

numaleon dijo...

Cuántas diferencias. Te regalo la mía que está de perchero.

bajo.* dijo...

q choto
cuanto t roban algo q keres
=S

niigros d mierda! =S

buH

beso!
^^

BaJo.*

principio de incertidumbre dijo...

amorcis: sí. :(

amorcis: no hay drama. No veo por qué hay que tener una política de comentarios. Si se sabe de qué se habla, ¿o no??

Y mi preferido de gero sería, el que se enrosca la barba y cruza las piernas cuando lee.
:)

stock: sí, porque ahora que no hay bicicleta no puedo hacer como Renato (el personaje de la foto) y perseguir Malenas o tocar como loca el timbre a nadie y que la gente mire y yo silbar.
:(

matías: seguro que fue chiste tuyo, pero igual lo arreglo. El actor se llama giusseppe, pero no me acuerdo el apellido, que trabaja en "Malena", película de Tornattore.
No entendí lo de choripaneado, perdoname.
¡Y muchas gracias! Porque del poema me gustaba lo primero, después me enojé y quedó así de tanto acortarlo.

laviga: tal cual. Y no se puede creer que en internet no hay. Al menos con mi búsqueda. Yo quería fotos de época, con gente con sus puntillas pedaleando, pero nada.
Ahora, creo que la bici tiene un plus extra, porque cuando uno es chico (creo yo) es lo que más quiere que le regalen, te parece que vas a llegar a todos lados.
Yo siempre anduve en la de mis hermanos, sólo me habían regalado una (mi tía), de las viejas. Y la que me robaron ahora me la había comprado yo. :(

Ojo, las escobas me gustan. Sobre todo las de paja.

p.s: ¿viste qué linda Malena?? Yo me acuerdo de cuando le cortan el pelo a Mónica Bellucci y me dan ganas de llorar de nuevo.
Y gracias.
Saludos para vos.

fideos y fideos: sí, más o menos. En realidad (aunque Renato medio que tiene cara de triste) la foto vendría a ser de cuando uno sí tiene la bici y un propósito (el de él, perseguir a Malena). Yo quería escribir que cuando me la robaron me sacaron un poco esa fantasía de ser mil personajes y de que yo también podía perseguir gente (o sueños) pedaleando.
¡Pero no me los quitan, carajo!

Numaleón: no entiendo por qué la gente no las usa. Cuando era toda una adolescente, leí una nota (ésas de color) de Caras, sobre John Kennedy que iba a trabajar en bici. No sé a qué venía, pero me acordé.
El lema sería: joven usa tu bici. Que además no contamina.
;)

Gracias por el ofrecimiento.

bajo.*: muchas gracias por la fuerza. Lo triste, más allá del robo, es que seguramente la tuvieron que pintar de nuevo y rasquetearla y sacarle el timbre.
:(

Rex dijo...

Había entrado a una inmobiliaria en Haedo junto a la que en ese momento era mi novia, que estaba dejando de serlo. Nos separábamos y por eso decidimos poner la casa en venta. Un bajón. A la salida, descubrí que mi bicicleta ya no estaba más. La había atado a un árbol; ahora sólo quedaba la cadena. Miraba, incrédulo, atrás del árbol, le daba vueltas, buscaba en los otros postes. Qué día ese. Tanta mala suerte junta se vuelve bizarra y uno se ríe para no llorar.

Saludos

principio de incertidumbre dijo...

sí que es triste esa racha. A mí pasa últimamente.
Un abrazo. Ymil gracias por pasar por acá.