jueves, febrero 07, 2008

Tarde en la costa

en la costa maragata

En verano repito el ritual:

elegir el lugar (ahora, de grande)

con pastito. Esperar a que el río crezca,

avanzar con cuidado por las bolsas de arena

que funcionan de vallado para que el agua

no se coma la costa.

Colocando el pie con precaución

para no resbalar y lanzarse

de lleno para esquivar el frío preliminar.

Ya nadando –cerca de los muelles y

el barco hundido-

inventar estilos y formas.

De regreso a la orilla siempre sumergirse

hasta lo más hondo posible.

Si es jueves, viernes, sábado o domingo

el catamarán hace un recorrido de

puente a puente. La gente se sienta con sus cámaras

y filmadoras, mirando el panorama.

Los que nadamos saludamos

con fuerza tratando de no hundirnos.

Luego queda el oleaje repentino

causado por la fuerza motora

y los chicos en kayak

aprovechan la propulsión

(también cuando pasan lanchas

y los gomones de prefectura).


A veces la felicidad es hacer la plancha

mientras mi novio o mamá toman mate;

mirar los árboles hasta que una ola

descontrola el equilibrio

y mi nariz se llena de agua.

13 comentarios:

el espacio real dijo...

...amorcis, el río es tu lugar preferido en el mundo, éste poema lo demuestra, y es hermosísimo...

...y ya quisiera yo saber nadar, y no andar haciendome el acquaman y que siempre siempre me rescates vos...

..eres preciosa. te mereces todos los besotes del mundo...

;)

La escribiente diurna dijo...

Este poema deja traslucir quién sos vos, Lore; qué cosas te asombran, y con qué cosas te conmovés...

ahhhh el final me trajo lindos recuerdos...un besho

fernando luciani dijo...

"A veces la felicidad es hacer la plancha
mientras mi novio o mamá toman mate;
mirar los árboles hasta que una ola
descontrola el equilibrio
y mi nariz se llena de agua".

Esa felicidad hasta tiene forma...
muy linda imagen
y cuando esa nariz raspa
la felicidad también

Jota dijo...

que simple y precioso...de dónde es la foto?
Un beso.

Ary dijo...

Hermoso, me recuerda que tengo que volver a natación, aunque no me gusta mucho la pileta a la que voy ahora, "nádame río" pienso y comienzo a escribir...

KAZ dijo...

No, no hay nada como el río...

Saludos :)

principio de incertidumbre dijo...

amorcis: pero ahora nadás mucho, mucho mejor. Y yo nunca te rescaté, sólo me quedo cerca ;)
Es mi lugar preferido, pero tú eres mi chico preferido.

:)


vero: qué bueno que lo hayas podido sentir así. De verdad es así.

Soy una chica de ciudad chiquita, y sobre todo de río (el mar también me gusta).

¿por el mate decís el recuerdo?
Beso.


fernando: ¡gracias por pasear por acá! Sí, la felicidad también se puede tocar con la nariz, si E.T. era con su dedo, también se puede con otra parte del cuerpo, ¿no?
abrazo.

jota: ¡gracias! Es Carmen de Patagonoes (donde vive mi familia), me olvidé de ponerlo, pensando que estaba sobreentendido. Perdón.
En internet explorer aparece una leyenda sobre la foto que dice: "en la costa maragata", pero con firefox no se ve nada, no sé por qué.
Saludos,

ary: en un poema de Juan L. ortiz exclama que lo atraviesa un río. Me hiciste acordar a eso.
Yo también siempre quiero ir a natación, pero es medio caro. Y me da miedo de terminar muy cansada (cuando iba en patagones a la colonia, terminaba muerta).
A lo mejor este año, pruebe.

Además, nunca me salió nadar bien mariposa; me quedo en la mitad de la técnica.

:(

¡Gracias!

kaz: ¡tenés razón!
Saludos a vos.

Ary dijo...

Yo nunca aprendí mariposa... :)

ladani dijo...

hola che...

me encanta esa idea de encontrar la felicidad en instantes imperceptibles, como si en eso uno pudiera atisbar otras posibilidades de entender la maravilla del mundo

gracias por las visitas que le haces a mi blog, siempre me gustan tus comentarios, siempre me dejan como a vos, una sensación de hacer la plancha sobre plalabras felices

besos!

principio de incertidumbre dijo...

ary: tampoco tengo fe en aprender. Nadaré ochenta años y no me va a salir.

Abrazo.

ladani: sí. La idea es que uno encuentra felicidad en estar, no sólo en ser, ¿no? Se es como consecuencia de esas cosas.

me alegro que te gusten mis comentarios. A mí siempre me gusta más comentar que postear y tu blog es como un lugar al que siempre se vuelve.
:)

Un beso.

AL-JAZERRA dijo...

Es verdad que para ser un poeta en serio hay que tener el asombro de un chico descubriendo todo como si fuera la primera vez que se ve, así era juanele tambien un niño-gnomo mas espiritu que físico y todo poesía.
saludos alejandro.

principio de incertidumbre dijo...

cuánto me gustaría ser así.

Y escribir cosas tan buenas como Juan
L.


Un abrazo, al-ja.

Anónimo dijo...

aja , lo conocia, me alegra saber que a pesar de poder entrar por vez primera,no esoty lejos de tus escritos, me gusta pero para mi redunda pero es porque te conozcoo!
te quiero mucho amiga del alma
(y ñoños dejen de adularse =P)

antes escribis diferente..ya se , antes era antes...je